12 de septiembre de 2016

Oscar Wilde regresa a Reading

Oscar Wilde escribió en la prisión de Reading In carcere et vinculis: De Profundis, una carta larga y hermosa dedicada a su amante, lord Alfred Douglas, Bosie.

En los tiempos de Wilde, Reading era una prisión diseñada para arruinar física y mentalmente a los reclusos. Trabajos forzados, castigos corporales y una dieta que provocaba diarreas continuas consiguieron que, tras dos años de condena, Wilde acabase destruido.

Hace tres años Reading dejó de ser prisión y ahora abre sus puertas al público, que podrá entrar en la celda donde Wilde cumplió su condena. Un cuartucho estrecho, con un pequeño lavabo, un ventanuco enrejado y un lecho angosto e incómodo igualaba a los reclusos.

Durante los meses de septiembre y octubre, De Profundis se leerá cada domingo por diversos escritores y artistas: el dramaturgo Neil Bartlett, el escritor Colm Tóibín, la cantante Patti Smith y el actor Ralph Fiennes pondrán voz al dolor de Oscar Wilde.


También habrá una exposición de fotografías y pinturas con obras, entre otros, de Robert Gober, Doris Salcedo, Steve McQueen y el célebre disidente chino Ai Weiwei.

1 de agosto de 2016

Dolly Wilde

Dorothy Wilde, única sobrina de Oscar Wilde, hija de su hermano mayor Willie, que murió cuando ella aún no había cumplido los 5 años. Conoció a su tío en los últimos años de su vida, en el declive del autor. Fue una mujer de gran talento, depresiva y adicta a la heroína, solo escribió cartas. Sobre ella existe una biografía La importancia de llamarse Dolly Wilde, de Joan Schemkar. Murió en 1941, a los 46 años.

21 de junio de 2016

Salomé

Traducción al español de J. Pérez Jorba y B. Rodriguez Madrid B. Rodriguez Serra, Editor. Flor Baja N° 9. Ilustraciones de L. Valera. La obra se encuentra en la Biblioteca Nacional de Madrid

18 de marzo de 2016

El fantasma del Hotel Alsace

El poeta y escritor mexicano Vicente Quirarte es el autor del libro El fantasma del Hotel Alsace, donde se narran los últimos días de Oscar Wilde.

Es la etapa final de su vida, entre el 17 de octubre y el 30 de noviembre de 1900. Wilde se llama ahora Sebastián Melmoth, tiene 46 años, reside en Francia, su amante le ha abandonado y se encuentra en la ruina económica y física. Una modesta habitación en el Hotel Alsace, en la rue des Beaux Arts del Barrio Latino, es su casa. 

La obra de Quirarte describe a “su” Wilde: El Wilde que imagino es hermano del fantasma de Canterville, un exquisito espiritual condenado a vivir en el dominio de bárbaros adoradores del progreso material. Mi Wilde debía ser como ese, decadente, adorable y fuera de época, cómico y espeluznante.


El libro incluye una biografía de Wilde escrita por Hernán Lara Zavala y una bibliografía de sus obras y sobre ellas. 


Salomé en el teatro Fernán Gómez

Jaime Chávarri siente pasión por Oscar Wilde desde que era niño, cuando empezó a leer sus cuentos y, pese a no entenderlos, sentía fascinación por ellos. Ahora, el director de cine y teatro estrena Salomé, la tragedia de un solo acto que Wilde escribió tomando como base la historia bíblica de la hijastra del Herodes Antipas, que pidió a su padrastro la cabeza del profeta Juan el Bautista, como recompensa por haber bailado ante él. 

Salomé, que se representará desde el 2 de marzo hasta el 3 de abril, en el teatro Fernán Gómez, de Madrid. La obra está interpretada por Victoria Vera, Manuel de Blas, Inés Morales y José Carlos Illanes, entre otros.

14 de febrero de 2016

Oscar Wilde vidriera memorial en la abadía de Westminster

El 14 de febrero de 1995 se inaugura una pequeña vidriera memorial en la abadía de Westminster para conmemorar a Oscar Fingal O'Flahertie Wilde, dramaturgo y esteta. La vidriera se halla sobre el monumento a Geoffrey Chaucer y fue diseñada por Graham Jones, contiene pequeños rombos que se rellenarán en el futuro con nombres de poetas y escritores.
El monumento fue descubierto por el nieto del artista, Merlin Holland. Durante el acto, sir John Gielgud leyó la parte final de De Profundis. Dame Judi Dench y Michael Denison leyeron un extracto de La importancia de llamarse Ernesto. Thelma Holland, viuda de Vyvyan, el hijo de Wilde, depositó unas flores.
 

21 de enero de 2016

Placa conmemorativa


Consejo de ciudad de Westminster

En este teatro se presentaron las primeras representaciones de «Una mujer sin importancia», el 19 de abril de 1893 y «Un marido Ideal», el 3 de enero de 1895, por Oscar Wilde. Esta placa fue presentada por Sir John Gielgud el 3 de enero de 1995.

Sociedad de Oscar Wilde

12 de enero de 2016

La danza morisca


Oscar Wilde aparece en un retrato que Toulouse-Lautrec hace en 1896 de su amiga la Goulue, Louise Weber. En el cuadro «La danza morisca» aparece retratada junto a personajes importantes del momento que son considerados marginales o proscritos. Wilde es uno de los espectadores de la bailarina, visto de perfil en la parte de atrás y con un sombrero de copa.

17 de diciembre de 2015

La balada de la cárcel de Reading 1898


La balada de la cárcel de Reading se publicó por vez primera en 1898. Wilde la firmó con la cifra que le identificaba como presidiario C.3.3.

7 de diciembre de 2015

Lord Alfred Douglas y Sheila Colman


Lord Alfred Douglas y Sheila Colman
Sheila Colman trabajó para restaurar la reputación de poeta de Lord Alfred Douglas. En diciembre de 1944, Douglas aceptó la invitación del matrimonio para quedarse en su granja familiar a 60 millas al sur de Londres. Allí permaneció hasta su muerte el 20 de marzo de 1945.

19 de octubre de 2015

Olive Custance


Tras la muerte de Wilde, Alfred Douglas se hizo un caballero conservador, se casó con la poetisa Olive Custance y se convirtió al catolicismo.

8 de octubre de 2015

Subasta de los bienes de Wilde


Todo lo que había en la casa de Tite Street, se subastó para pagar deudas mientras Wilde estaba en prisión preventiva. Se obtuvieron 285 libras.

30 de septiembre de 2015

24 de septiembre de 2015

Oscar Wilde. A critical study


 
En 1912 Arthur Ransone publica «Oscar Wilde: A critical study», donde hace una alusión algo explícita a la relación entre Wilde y Bosie. Douglas se ofendió hasta el extremo de entablar un juicio por difamación. Ransone llevó al juicio como testigo a Robert Ross, que leyó al tribunal fragmentos inéditos de De profundis en los que queda patente que Alfred Douglas y Wilde eran amantes. Douglas no pudo soportar oír lo que Wilde pensaba de él y abandonó la sala antes de que Ross finalizase la lectura.